Broncearse de forma saludable

Con el verano casi encima es habitual querer lucir una piel perfecta y broceada. Desde la Clínica Dra. Ana Maldonado recomendamos cuidar aún más la piel y el cuerpo durante el periodo estival y ser rigurosos en una  rutina diaria de protección, oxigenación y regeneración de la piel.

Toma nota sobre nuestros consejos saludables de cómo preparar tu piel para la exposición solar minimizando riesgos además de ayudar a conseguir un bronceado más duradero.

PEELING CORPORAL: Preparar nuestra piel con un peeling corporal para limpiar en profundidad eliminar así el exceso de células muertas nos ayudará a conseguir un bronceado más uniforme  y duradero además de prevenir la aparición de arrugas y manchas solares. El peeling corporal ayuda también  a la estimulación de producción de colágeno y renueva los tejidos de la piel.

ALIMENTOS BRONCEADORES: la alimentación es uno de los factores que incide directamente sobre la salud de la piel. Una dieta rica en antioxidantes la protege de los efectos nocivos de los rayos UV, por tanto aumentar la ingesta de alimentos ricos en vitaminas previa y durante la época estival favorecerá en conseguir un bronceado bonito y saludable actuando desde dentro. Alimentos como el tomate, zanahoria, pimiento rojo, espinacas, brócoli, en definitiva, aquellos alimentos ricos en Vitaminas A, Vitamina C, Hierro  y  Omega 3. La piel lucirá más bonita gracias a su efecto regulador y su alta concentración de antioxidantes.

INGESTA DE AGUA: Sin duda la mejor hidratación que podemos aportar a nuestra piel es la ingesta de al menos 2 litros de agua al día. Hidratar la piel desde el interior favorecerá la calidad de nuestra piel consiguiendo un aspecto saludable.

PROTECCIÓN SOLAR: La protección solar va de la mano de una piel saludable. Desde la Clínica Dra. Ana Maldonado no dejaremos siempre de insistir que el sol es el peor enemigo de la piel junto con el tabaquismo. La batalla anti-envejeciemiento no sólo es centrarnos en disipar las arrugas sino también en el deterioro que provoca el sol en la piel. Por ello la protección solar debe acompañarnos día a día los 365 días del año y tomar aún más precauciones durante la época estival. La exposición directa al sol no debe ser superior a 30 minutos y será fundamental repetir la aplicación de la protección solar cada 2 horas.

NUTRICIÓN COSMÉTICA: sin duda en auge, los nutricosméticos a base de betacarotenos, licopenos y diversos antioxidantes de origen natural ayudan a proteger nuestra piel desde el interior además de ayudarnos a conseguir un bonito bronceado. Previenen la aparición de manchas solares y favorecen un bronceado más homogéneo.

Estas son nuestras principales recomendaciones para conseguir un broceado de forma responsable y saludable.

Si quieres consultar acerca de nuestros tratamientos de medicina estética facial y corporal para preparar tu piel para el verano no dudes en visitar nuestra clínica Dra. Ana Maldonado de Granada.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *